Críticas al Karate del «viejo estilo» (okinawense)

Irónicamente, algunas personas que practicaban la forma estandarizada (japonesa) del Karate (tanto si sabían que era eso como si no), tenían sus propias críticas al Karate del «viejo estilo». Algunas de ellas, que yo mismo he escuchado a lo largo de los años, incluyen las siguientes:

1. Que es Karate para viejos. La persona que realizaba el Karate del «viejo estilo» era viejo. Es por ello que la posición del cuerpo era en su mayoría en posición vertical y sus posturas eran naturales y más cortas. No podía adoptar las largas posturas inferiores, que se habían vuelto populares en el «moderno» Karate. Su ritmo era más lento, y de nuevo, más natural. Era como un «hombre viejo».

Respuesta. El Karate del «viejo estilo» se orientaba hacia la eficacia personal. Los movimientos exagerados se evitaron ya que no eran muy eficaces, favoreciendo los movimientos naturales, debido a que la autodefensa se hace generalmente en respuesta a un ataque por sorpresa. Defensa y contraataque tuvieron que fluir desde una postura y posición natural.

Los «viejos chicos» no se movían como lo hicieron porque fueran viejos, sino porque eran expertos.

2. Era primitivo, pueblerino, «el culo del mundo» del Karate.

Respuesta. En realidad, el Karate del «viejo estilo» se practicaba principalmente por personas de las clases media y alta de la sociedad de Ryukyu (antiguo reino de Okinawa). Después de la caída del reino de Ryukyu, la formación de la prefectura de Okinawa, y la restauración Meiji, la gente en todos los niveles de la sociedad podía practicar el «nuevo» Karate. A veces el ataque contra las personas de la clase alta del «viejo estilo» era para posicionarse como todo lo contrario. Las personas que sólo conocían la forma moderna de Karate llevaban un manto de «modernidad» y de innovación. Nuevo era bueno y viejo era malo.

3. Le faltaba estandarización y consistencia, carecía de un vocabulario, carecía de un sistema de examenes y graduación, no era adecuado para demostraciones y torneos, en definitiva, no era moderno y profesional.

Respuesta. A los japoneses les gusta ser organizados y coherentes. El «espíritu japonés» en aquel momento imponía la normalización en toda la nación / imperio. Ser diferente era malo. La igualdad requería una normalización y consistencia. Si querías ser diferente, serías golpeado como un clavo que sobresale.

4. La falta de normas descritas en el punto 3 anterior, era indicativo de ser demasiado «Okinawense».

Respuesta. Okinawa era diferente y el proceso de asimilación fue muy doloroso para muchas personas. Para convertirse en «japonés», uno tenía que adaptarse y modernizarse. El Karate era algo así como la respuesta japonesa al boxeo occidental. Pero para funcionar en la sociedad japonesa, el Karate tuvo que ser mejorado y estandarizado. De esta manera, un estudiante en cualquier lugar podría aprender el mismo «Karate» … el «Karate nuevo y mejorado».

5. Dos personas podían hacer el mismo kata de forma diferente. De hecho, la misma persona podía hacer el mismo kata de forma diferente en momentos diferentes. Era como si el karateka del «viejo estilo» no pudiera recordar el kata, probablemente porque era demasiado viejo.

Respuesta. El Karate del «viejo estilo» era adecuado para el estudiante de forma específica, al menos en una fase avanzada. Un kata tenía muchas variaciones y específicaciones. Un estudiante avanzado podía realizar un kata de la forma que mejor le convenía. Y, de hecho, un estudiante avanzado podía variar los kata en función de quién estuviera observando. A menudo hago esto, a veces me dejo cosas, añado otras, cambio mi mecánica del cuerpo, cambio el timing, etc. un observador podría pensar que he metido la pata (que a veces ocurre) o que sólo soy un «hombre viejo». En ocasiones, el que ejecutaba el kata podía «hacerse el tonto». Algunos de los más brillantes expertos en Karate (y Bojutsu) podía fingir una «distracción» o «lapsus mental».

En resumen, muchas de las críticas al «viejo Karate» se vieron influidas en gran medida por el período de tiempo durante el cual el Karate «salió» al público, y que luego se extendieron al resto del Japón y del mundo. Además, desde el punto de vista de la época, suponía asimiliar el punto de vista de Ryukyu (Okinawa). El «Viejo Karate» representaba la antigua sociedad de Ryukyu. Para ser moderno y admirado, uno tenía que estar de acuerdo con el proceso de normalización.

Hoy en día, somos muy afortunados de poder apreciar el Karate, y a sus practicantes, con una mente culta, abierta.

Para mí, lo que más importa es si la forma en que una persona practica Karate funciona. La base del Karate es la autodefensa y esto debe ser la base de todo.

 

(Artículo extraído del original en inglés, traducido por Jose M. Viñez).

Por Charles C. Goodin (Karate Thoughts Blog)

 

Compartir en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin Tumblr Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *