Bunkai

bunkaiLa palabra japonesa Bunkai significa literalmente «descomponer, analizar«, en el contexto del Karate es la práctica de descomponer y analizar los kata para desarrollar aplicaciones para sus movimientos, pero a veces puede ser difícil para los karateka averiguar por sí mismos cómo aplicar los movimientos del kata. Esto se ve agravado por el hecho de que muchos profesores todavía sólo conocen, y por tanto enseñan, las aplicaciones más básicas de los kata que practican.
Sin embargo, actualmente hay fuentes fiables de donde extraer información a la hora de analizar un kata. Gracias a la investigación y traducción de materiales históricos, algunos de los cuales hasta hace poco sólo estaban disponibles en japonés, podemos encontrar un conjunto de directrices de diferentes maestros. Algunos de ellos hicieron comentarios directos sobre el estudio de las aplicaciones de kata. Por ejemplo, Mabuni Kenwa, el fundador del Shito-Ryu, escribió en una de sus publicaciones lo siguiente: «El significado de las direcciones del kata no se entiende bien, y con frecuencia se cometen errores en la interpretación de los movimientos». Si ya por aquel entonces había problemas para interpretar los kata, no es de extrañar que a día de hoy podamos, en ocasiones, oir cosas como «este kata se mueve en 8 direcciones porque está diseñado para la lucha contra 8 oponentes» o alguna otra tontería por el estilo. Otros maestros, como Motobu Choki, hicieron observaciones que eran de carácter más general, como las que sugieren que se debe bloquear el ataque en su inicio, o golpear a la cara en primer lugar, observaciones que se pueden aplicar cuando se analiza un kata. Pero quizá la más famosa, y concisa lista de directrices sobre bunkai fue mencionada por primera vez en ensayos de Chojun Miyagi, el fundador del Goju-Ryu, aunque apenas se tuvo conocimiento de ellas hasta después de su publicación por Toguchi Seikichi sensei en sus libros de Goju-Ryu Karate, donde llamó a estas directrices «kaisai sin genri». Una denominación, que dijo procedía de Miyagi Chojun sensei, y que más o menos significa «principios para el desarrollo de soluciones». Toguchi también dijo que se le indicó que debía mantener estas directrices en secreto, pero a medida que el karate se hizo más «japonés» y popular, decidió hacerlos públicos alegando: «lamento que la gente haya perdido la confianza en el Karate tradicional de Okinawa y no pueda comprender el verdadero valor de sus kata».

Estas directrices se dividen en dos secciones, la primera de las cuales se llama «Shuyo san gensoku», o «tres principios fundamentales»:

  1. No te dejes engañar por la forma (enbusen) del kata. El enbusen está diseñado para permitir que el kata se lleve a cabo dentro de un espacio pequeño. La forma del enbusen nada tiene que ver con el significado de las técnicas del kata.
  2. Las técnicas ejecutadas mientras se avanza son ofensivas. Las ejecutadas mientras se retrocede son defensivas.
  3. Sólo hay un oponente y está frente a ti. Girar hacia una nueva dirección durante la ejecución de un kata no significa que se está girando para hacer frente a un nuevo oponente.

Estas pautas pueden ser un poco confusas, sobre todo porque casi parecen estar en conflicto entre sí. El primer principio dice que el enbusen (líneas de ejecución) del kata no tiene relación con el significado de las técnicas, pero el siguiente principio viene a señalar cómo el enbusen, de hecho, proporciona cierta orientación en relación con el significado de las técnicas. Si observamos con antención, sin embargo, Toguchi está diciendo que la «forma del enbusen» no tiene relación con el significado… Es decir, que la forma de ejecutar el kata es una cosa y la forma del kata (enbusen) es otra, por lo tanto esto significa, que las direcciones en las que realizamos un kata no determina su aplicación, algo que sí han sugerido muchos otros y que indica un claro desconocimiento del karate auténtico.

La idea de que el kata dibuja un símbolo en el suelo que indica su significado, puede parecer mística y atractiva, pero Toguchi dice que esto no es lo que se pretendía cuando se desarrolló el kata. En realidad, las líneas trazadas por el kata son simplemente el resultado de la realización de las técnicas en el menor espacio posible. Los principios segundo y tercero son bastante sencillos, una vez que la confusión anterior ha sido aclarada, y son unas líneas básicas muy simples a considerar por los karateka al analizar los movimientos de un kata. Cabe señalar, sin embargo, que estas no son «reglas fijas» y que no se puede pretender aplicarlas en todo momento, ni en todas las situaciones y kata. Sin duda, habrá momentos en los que un movimiento de avance sea defensivo, o un movimiento en retirada sea ofensivo, o que sí se pueda aplicar un giro para hacer frente a un nuevo oponente. Estas son simplemente unas «directrices» para asegurar que los estudiantes han considerado aplicar un kata de la forma más sencilla posible, antes de pasar a un estudio más avanzado. Además de los principios anteriores, Toguchi enumera otros nueve más que llamó «Joko hosoku,» o «reglas suplementarias»:

  1. Cada movimiento en el Kata es importante y se va a utilizar en la aplicación. No hay «saludo», movimientos religiosos o vacíos. Todos los movimientos en el kata tienen significado.
  2. Una mano cerrada tirando (hikite) por lo general tiene alguna parte del cuerpo del oponente agarrada. Al tirar de una mano a la posición de hikite, sobre todo si está cerrada, se debe considerar que tiene una parte del oponente en sus «garras». p.ej. un brazo, la muñeca o incluso la cabeza.
  3. Utilizar la distancia más corta a su oponente. El kata normalmente ataca al oponente con la parte más cercana de su cuerpo.
  4. Si controlas la cabeza de un oponente, controlas al oponente. Las técnicas del kata a menudo se dirigen a puntos vitales o débiles del cuerpo (kyusho), muchos de los más importantes de éstos son en la cabeza. p.ej. los ojos o la garganta.
  5. No hay bloqueos. Uke no son bloqueos, son «defensas», sin embargo en el kata pueden no representar defensas, sino que simplemente sean los movimientos de los miembros necesarios para ejecutar una técnica más compleja, como una proyección.
  6. Los ángulos en el kata son muy importantes. El ángulo hacia el cual se gira representa el ángulo que hay que tomar con respecto al oponente para que la técnica funcione. No representa girarse hacia un nuevo oponente.
  7. Tocar tu propio cuerpo en el kata, indica que se está tocando una parte de tu oponente. En ausencia de un compañero para practicar, cuando al ejecutar un kata tocamos nuestro propio cuerpo, sería en realidad estar tocando o sosteniedo una parte del cuerpo del oponente.
  8. No ataques partes duras de tu oponente con partes duras de tu cuerpo. El kata generalmente ataca, pero sobre todo defiende, partes duras del oponente con partes blandas del cuerpo y ataca a partes blandas (generalmente puntos vitales o débiles) del oponente con las partes duras del cuerpo.
  9.  No hay pausas en la aplicación. El ritmo de la ejecución del kata no influye en el rendimiento de las técnicas extraídas de ella.

Es fundamental aplicar estas reglas a la hora de analizar y poner en práctica, de una forma efectiva, los movimientos que componen los kata. Haciendo una analogía con la informática, si me lo permitís, podríamos decir que los kata son como archivos encriptados y las directrices aquí expuestas serían el algoritmo necesario para poder acceder a la información contenida en ellos.

Por otro lado, es triste ver que la preocupación que tenía Toguchi sensei sobre la pérdida del auténtico valor de los kata del Karate de Okinawa, es cada vez más evidente y que su pérdida, a pesar de los esfuerzos de unos pocos, hace ya mucho tiempo que es irremediable. Aunque ahora que lo pienso, eso es parte de la «evolución» ¿no?.

Extraído de un artículo original en inglés de Noah Legel (Karate Obsession).

 Traducido y adaptado por Jose M. Viñez

Compartir en:
Facebook Twitter Plusone Linkedin Tumblr Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *